Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

PRECARIEDAD SANITARIA EN BOTAFUEGOS

La falta de médicos enciende la alarma en la cárcel de Algeciras

25 de noviembre de 2019

Solo cinco facultativos de los 10 que tendría que haber atienden a más 1.300 presos. Más de 400 internos toman medicación psiquiátrica. Los sanitarios detectan un aumento de la agresividad

EUROPASUR (QUINO LÓPEZ).- Un preso vocifera en el patio. Clama a Dios y al diablo. Está muy excitado. Los funcionarios lo reducen y lo trasladan a las dependencias sanitarias. Cuando está frente al médico vuelve a perder los estribos, lo agarra por el cuello y ambos ruedan por el suelo de la consulta. La escena no pertenece al guion de una película del siglo pasado. Ocurrió, no hace mucho, en la cárcel de Algeciras. Aquí, en Botafuegos, no caben más de 1.008 internos y hay más de 1.300. No hace tanto llegó a haber 1.800. Deberían mantenerse las necesidades sanitarias con un equipo, según la Relación de Puestos de Trabajo, compuesto por diez facultativos (nueve y un jefe médico). En realidad sólo hay cinco. En enero puede quedarse tres, porque dos se marchan. "Estamos en una situación extrema. Vamos camino de la prisión de los años 80, en la que los funcionarios se revolcaban todos los días con los internos", explica uno de los médicos de la cárcel, Carlos Ginés, que confiesa que él y sus compañeros reciben cada día coacciones y amenazas de muerte en un estado de agresividad creciente que no parece tener solución.

En el centro penitenciario de Botafuegos hay más de 400 internos que toman medicación psiquiátrica en dosis altas. Sin embargo, solo hay un psiquiatra -como hace veinte años- que va una vez por semana. Imposible mantener un seguimiento diario de todos los casos. "Los centros penitenciarios son psiquiátricos encubiertos y éste, de los que más. Tenemos un psiquiatra que va una vez por semana, un dentista que va tres veces por semana, un internista que va a ver a los enfermos de hepatitis C una vez cada tres meses, aun así hemos hecho una gran labor con el Punta de Europa para curarla en Botafuegos. Los enfermos de Sida están todos con una carga viral indetectable, lo cual es un gran logro para detectar las enfermedades crónicas. Es decir, lo más importante lo estamos haciendo, pero ¿hasta cuándo vamos a poder seguir?", se pregunta Ginés, que lleva 11 años en la cárcel de Algeciras y admite que los presos no reciben la atención que debieran porque el equipo médico es insuficiente. "Al preso, que es el principal perjudicado en esta situación, ha llegado un momento en el que ver a un médico le resulta realmente complicado. Nosotros vamos a hacer nuestro trabajo y vamos a estar siempre ahí, haya uno, dos o diez. Los funcionarios siempre vamos a hacer lo que podamos. pero tenemos que cubrir una serie de reglamentos e instrucciones que son de imposible cumplimiento actualmente. Hacemos lo más básico y lo más importante, pero llegamos a lo que sería necesario", continúa.

 

(DOCUMENTO COMPLETO EN PDF ADJUNTO)

Más información

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona