Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

El pp las cerró en 2012 por la crisis

Sánchez recupera el chapuzón de los presos y reabre 22 piscinas en las cárceles

22 de agosto de 2018

El plan es abrir 26 antes de que acabe el verano, de las que 18 cuentan con socorristas que son reclusos. Ha costado 340.000€. Prisiones destaca que cumplen una importante función de reinserción

EL CONFIDENCIAL (DAVID FERNANDEZ).- Los presos españoles han podido volver a nadar este verano, refrescarse con un chapuzón. El Ministerio del Interior ha conseguido reabrir 22 piscinas en otros tantos centros penitenciarios tras diseñar un ambicioso plan que perseguía poner de nuevo en funcionamiento las piscinas de 26 cárceles, después de que el anterior Gobierno central, con Mariano Rajoy a la cabeza, decidiera cerrarlas en el año 2012 al considerarlo un despilfarro en plena crisis económica. El objetivo del nuevo Ejecutivo socialista de Pedro Sánchez era que a lo largo del verano las 26 estuvieran operativas. Hoy lo están 22, según los últimos datos facilitados por Instituciones Penitenciarias.

La última, la de Albolote, en Granada, fue abierta este lunes 20. Quedan cuatro. La próxima será la de Albocasser, en Castellón, que empezará a funcionar el lunes 27. Faltan por abrir antes de que acabe la temporada estival las piscinas de las prisiones de Las Palmas II, Pamplona y Zuera, en Zaragoza, que lo harán en breve. Para poder reabrirlas Instituciones Penitenciarias había presupuestado una importante inyección económica, 340.000 euros, "pero al final la cantidad ha sido mucho menor", señala un portavoz del organismo.

La noticia saltó a finales de junio, cuando el nuevo secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luís Ortiz, encargó a los directores de los centros penitenciarios que cuentan con piscina que redactaran un informe sobre el estado y la situación de las mismas para analizar el coste que supondría volver a ponerlas en funcionamiento. Interior las había cerrado en 2012, con motivo de la crisis. Cataluña, que tiene las competencias transferidas, también las cerró en 2012, pero las volvió a abrir (las cárceles catalanas tienen cinco) en el verano de 2016.

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) decidió entonces hacer una consulta al Portal de Transparencia del ministerio para conocer qué prisiones eran las afectadas y qué coste conllevaba volver a poner operativas las piscinas, ya que en algunas había que hacer obras. "Durante estos estos seis años cerradas, en la mayoría de los centros penitenciarios las piscinas se han deteriorado, comenzando por las depuradoras, que bien se han oxidado o se encuentran en mal estado. También estaban sin actualizar los correspondientes permisos oficiales, o las concesiones de agua", explican desde la APFP.

En la actualidad hay 69 centros penitenciarios, tres unidades de madres y dos centros psiquiátricos (sin sumar las prisiones catalanes) que a junio de este año albergaban 51.100 presos. El plan de Interior ha consistido en reformar las piscinas de 26 de esos centros, que suman más de 25.000 internos. Hay otras prisiones, como la nueva de Archidona (en Málaga), que tiene una flamente piscina cubierta que aún no puede ser utilizada. La mayoría de las piscinas cuentan con socorristas. En 18 de estos centros son los propios reclusos tras recibir un curso de formación quienes desempeñan este trabajo de forma remunerado. En otros cuatro centros no ha sido posible contar con los internos para esta función y la dirección del centro ha tenido que contratar personal externo.

Otras tres piscinas no requieren socorristas, como por ejemplo la que hay en la unidad de madres de Madrid, una pequeña pileta de 14 metros cuadrados para que se bañen los hijos de las internas. Las piscinas estarán abiertas hasta el 15 de septiembre y tienen un horario muy limitado, generalmente de lunes a viernes entre las 10 y las 12:45 de la mañana y las 17:15 y las 18:30 de la tarde. Suele haber turnos para los internos de cada módulo. Desde Instituciones Penitenciarias quieren destacar que las piscinas están cumpliendo una labor de reinserción, ya que no se han abierto para que los reclusos se den simplemente un baño, sino para que realicen actividades deportivas y cursos de formación.

"Las valoraciones que hemos recibido de los centros han sido muy positivas. Su apertura ha mejorado la convivencia y reducido la conflictividad, sobre todo teniendo en cuenta las altas temperaturas que hemos tenido este verano. También han permitido elevar el número de actividades dentro de una prisión, que en verano siempre se reducen. Pero lo importante es que cumplen una importante función de reinserción", destacan desde Instituciones Penitenciarias, que recalcan que "algunos presos extranjeros han comunicado que era la primera vez que se bañaban en una piscina".

Desde la APFP señalan por contra que lo importante de esta iniciativa es "el gasto económico que ha supuesto", cuando hay otras prioridades dentro de las prisiones, como es la necesidad de aumentar la plantilla de los funcionarios. No hay que olvidar que la mayoría de los sindicatos de prisiones, como ACAIP, UGT, CCOO y la APFP, llevan meses celebrando concentraciones y protestas para pedir un aumento de la oferta de empleo público y la equiparación salarial. A fecha de 30 de junio de 2018 había un déficit de 3.479 empleos en la relación de puestos de trabajo de las cárceles españolas. La APFP señala que la oferta para este año es de 831 nuevas plazas, "insuficiente y ridícula. Si hay dinero para poner una parte de las piscinas en funcionamiento, debe haberlo para las mejoras económicas que llevamos tiempo demandado".

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona