Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

De presos (políticos y no)

26 de julio de 2018

El encarcelamiento de los líderes políticos catalanes, y de rebote sus condiciones de vida dentro de la prisión, ha llevado a la sociedad a un estado de indignación colectiva que parece haber olvidado que la cárcel hace siglos que afecta a miles de personas en nuestra casa.

CATALUNYAPLURAL.CAT (ARNAU ESTEBAN).- ARTICULO DE OPINION. A la fuerza, la sociedad catalana ha aprendido estos últimos -y oscuros- meses toda una serie de cuestiones penales y penitenciarias que hasta entonces sólo las personas del gremio judicial conocían. Gracias, esta vez sí, a tantos medios de comunicación que han llevado a sus tertulias a abogados, catedráticos de Derecho, etc. hemos ido haciéndonos nuestro un mundo que para muchos era totalmente desconocido y que, además, mucha gente siempre ha pensado que todo lo de la cárcel y de los juzgados era algo de los demás.

Esta formación colectiva se debe celebrar, a vez que lo es el proceso – también colectivo – de sensibilización hacia el mundo del que hablaba: el de la prisión. Seguramente cientos de miles de personas se han indignado, o al menos han encontrado que era injusto, que unas familias tuvieran que ir a ver a sus familiares a cientos de kilómetros, que a estas familias se las registrara, que se amonestase a alguien simplemente para aprovechar una llamada personal desde la cárcel para hacer una entrevista, que un preso pueda estarse 18 horas o más cerrado en la celda a lo largo del día y un largo etcétera donde coincidiríamos en que la prisión está robando una serie de derechos que van más allá de la simple privación de libertad .

Desgraciadamente, esta sensibilización colectiva de la que hablaba ha venido por una cuestión muy concreta: el encarcelamiento de nuestros políticos. Convirtiéndolos así en presos políticos, por mucho que alguien pueda negarlo.

Nos debería hacer reflexionar, sin embargo, como es que la cárcel y sus variables, las que hace décadas que existen y que en Cataluña han afectado durante los últimos años borde 9.000 personas, sólo han comenzado a importar ahora. ¿Por qué la gente no se ha preocupado antes de lo que pasa en las cárceles?

Seguramente, y ahora no será gracias a los medios de comunicación han creado en el imaginario social una sensación de inseguridad global que hay que combatir y los políticos han ayudado aprobando normativas, muchas veces aprobadas en caliente, para dar respuesta a una sociedad con sed de venganza ante casos concretos y horribles o ante amenazas terroristas dentro del mismo país hasta hace poco o a nivel internacional desde el 11S. Por todo ello parece que dentro de las cárceles estén los seres más indeseables y peligrosos y que una vez cerrados no deberían poder volver a salir nunca más.

La realidad, dentro de los muros, es bastante distante. No voy a hacer ahora un análisis sociopolítico de las personas encarceladas, pero dando cuatro datos os podréis hacer una idea de quién hay allí dentro ( Datos del año 2017, publicadas por el Departamento de Justicia ):

◾De las 8.367 personas encarceladas 41% lo son por delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico (hurtos, robos …), el 29’5% por delitos violentos (lesiones, homicidios …), el 17’5% por delitos contra la salud pública (tráfico de drogas) y el 12% restante por otros delitos.

◾De las 8.367 personas encarceladas sólo 573 son mujeres (6’8%).

◾El 56’7% de las personas presas tienen nacionalidad española, el 7% son extranjeros de países de la UE y el 36,3% son extranjeros no comunitarios.

Y ahora que ya tenemos los presos aquí y que todo el mundo sabe que Catalunya es la única Comunidad Autónoma con competencia, sería un buen momento para aprovechar el interés colectivo en el mundo de las cárceles y empezar a revisar tantas cosas que hasta ahora habían interesado a muy pocos.

Porque con nuestras propias leyes en la mano los presos políticos sólo tendrán, y en el mejor de los casos y si se llevan bien (la cárcel es conductismo puro y duro), 40 minutos semanales de llamadas con sus familiares y amigos; comerán y cenarán el mismo cada 15 días; si necesitan comprar algo en el economato de la prisión tendrán que pagar un precio superior que el mismo producto valdría a un supermercado de la calle; si alguno de ellos llevara a cabo una conducta contraria al orden establecido dentro podría acabar castigado, pudiendo llegar hasta el extremo de estar un mínimo de 3 meses seguidos en una celda de aislamiento, encerrado 18 horas al día (hasta hace poco eran 21, ver: https://www.media.cat/aillament/); si llegaran a ser condenados y no reconocieran el delito no podrían salir nunca de permiso y cumplirían la condena entera… y si todo esto no nos gusta demasiado, tampoco nos debería gustar cuando afecta a los presos que no consideramos políticos. Aunque si pensamos quizás muchos también serían tomados desde otras perspectivas, pero eso ya sería cuestión de otro artículo.

Porque, y para terminar homenajeando a Nelson Mandela, una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos mejor posicionados, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada. Y si muchos estaremos de acuerdo que el encarcelamiento y la judicialización del conflicto catalán nunca será la solución, ¿por qué deberíamos pensar que la cárcel será la solución a la violencia, los robos o al tráfico de drogas?

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona