Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

P. P. preguntará a Prisiones cuántos años ya llevaba el crucifijo en la cárcel de Puerto III

25 de noviembre de 2017

El traslado de módulo del ex alcalde de Jerez tras un registro de su celda levanta una ola de indignación en las redes sociales

DIARIO DE JEREZ.ES – (MANUEL MOURE).- P. P., tras su traslado del módulo de respeto número 12 al número 8 de la prisión de Puerto III, tiene en mente la presentación de dos instancias ante Instituciones Penitenciarias en las que se muestra dispuesto a solicitar explicaciones por las circunstancias que han visto alterada su estancia en la prisión de Puerto III.

Según ha podido saber este medio, el ex alcalde de Jerez tiene en mente (no las ha presentado aún que sepa este medio) dos instancias con las que pretende, de un lado, que se le aclaren las razones por las que se ha visto obligado a ser trasladado de módulo. Cabe destacar que la normalidad es una de las máximas que deben regir la estancia de un recluso en prisión y en este caso dicha normalidad se ha visto alterada por razones relacionadas con los objetos de los que disponía en su celda. Dicho elementos (ya lo adelantó ayer Diario de Jerez) eran tres libros de más (dos diccionarios y un libro sobre la Revolución Francesa), una almohada extra y un crucifijo de madera.

De otro lado, y está aquí lo más preocupante del asunto según apuntaron a este medio fuentes cercanas al ex regidor, se encuentra el hecho de que el crucifijo de madera en cuestión, el que es considerado como una arma peligrosa por los responsables de Instituciones Penitenciarias, "llevaba meses, por no decir años, dentro de los recintos custodiados por Prisiones". Es decir, en este caso se pone en seria duda que cuando se considerara que el referido crucifijo podría ser un arma peligrosa "fue cuando llegó a manos del ex alcalde ya que antes tuvo que pasar por multitud de registros y nadie dijo nada, incluso cuando estuvo en posesión de su anterior propietario".

Hay que recordar que dicho crucifijo de madera apenas tiene ocho centímetros de alto y que fue el regalo que un ex recluso realizó al ex alcalde de la ciudad una vez fue puesto en libertad. "Es algo que no es de extrañar pues P. P. se había erigido en el asesor legal de los reclusos del módulo número 12 de la Prisión de Puerto III". Incluso se destaca que en la biblioteca del centro colocaba ante su persona y sobre su mesa un cartel en el que se podía leer precisamente eso: "Asesoría Legal".

El traslado de módulo de Pedro Pacheco, que fue adelantado en su edición de ayer por este medio, no deja de ser una noticia que a pocas personas ha dejado indiferente. No han sido pocas las que han mostrado su repulsa ante una sanción (aunque de momento no se considera como tal) que consideran los hechos más bien una especie de durísima reprimenda por el carácter contestatario de quien fuera alcalde de Jerez y aspirante a la presidencia de la Junta por el Partido Andalucista en sus mejores años.

El caso es que de persistir esta situación y si las respuestas no fueran de satisfacción de Pacheco, es fácil presumir que solicitará el auxilio del Juez de Vigilancia Penitenciaria que deberá dirimir si a P. P. le han sido vulnerados sus derechos en la prisión y si dicho objeto, el ya famoso crucifijo de madera, es susceptible de ser considerado como un arma peligrosa.

La propia Guardia Civil recuerda que para que un arma blanca (de metal, normalmente acero) se considere peligrosa (y se prohíba incluso su comercialización) "su hoja debe exceder de 11 centímetros, medidos desde el reborde o tope del mango hasta el extremo".

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona