Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Colegio de Abogados de Pamplona

 
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

La defensa de Laureano Oubiña instará el hábeas corpus para que quede en libertad

3 de junio de 2012

El letrado Joaquín Ruiz Jiménez afirma que se le deben 60 días de permiso.

FARO DE VIGO (A.TOURIÑO).- Los abogados defensores de Laureano Oubiña Piñeiro reclaman su inmediata puesta en libertad y sostienen que su situación "roza la retención ilegal". De ahí que el prestigioso letrado Joaquín Ruiz Jiménez reconozca la elevada posibilidad de instar en breve un procedimiento de hábeas corpus con el fin de que el juzgado de guardia determine su pronta excarcelación.

En opinión del equipo jurídico del arousano, Laureano Oubiña ya ha superado el tiempo de condena "con creces" pues le restan "sesenta días de permisos" que por "extrañas razones" no le han concedido en el momento.

Según los documentos de liquidación de condena, el narco arousano cumple con la pena por tráfico de hachís el próximo 17 de julio, día en el que de ningún modo podría permanecer en prisión salvo que se adoptaran medidas cautelares, que nadie anunció, pues tiene pendientes otros dos juicios por supuestos blanqueos de capitales.

Pero los letrados entienden que esa fecha no es más que un tope y que Oubiña ya debería estar disfrutando de libertad en estos momentos, pues solo quedan 45 días para el cumplimiento íntegro, 15 menos de los que le corresponderían.

Ruiz Jiménez entiende que esta situación de retenerle en la prisión de La Moraleja hasta el último segundo es de "extrema ilegalidad" por lo que está convencido de que si no se resuelve de inmediato este asunto recurrirá al procedimiento de hábeas corpus, de modo que ello se resolvería en un plazo máximo de 72 horas como determina la Ley.

El procedimiento está recogido en el artículo 17.4 de la Constitución Española con la pretensión de establecer "remedios eficaces y rápidos para los eventuales supuestos de detenciones de las personas no justificados legalmente, o que transcurran en condiciones ilegales".

Uno de los que pueden instar esta medida es el propio Laureano Oubiña como "ciudadano privado de libertad" que tiene el derecho a "exponer sus alegaciones contra las causas de la detención o las condiciones de la misma, al objeto de que el Juez resuelva, en definitiva, sobre la conformidad a Derecho de la detención".

Se trata de un procedimiento meteórico pues desde que se insta se tiene que poner de manifiesto inmediato ante el juez que determinará si abre el procedimiento tras comunicárselo al fiscal. Si así lo estima "en el plazo de 24 horas, contadas desde que se dicta el auto de incoación, los jueces practicarán las pruebas y dictarán la resolución", explica el texto vigente desde 1984.

El letrado Ruiz Jiménez recuerda a las autoridades penitenciarias que la ley establece que pueden incurrir en responsabilidad criminal aquellos funcionarios que tengan "retenido más del tiempo estrictamente necesario a una persona".

Considera el letrado que Oubiña debería haber disfrutado de los permisos que corresponden a cualquier reo cuando culmina su pena en prisión.

Cabe recordar que a finales del pasado año, Instituciones Penitenciarias incluso recomendó al arousano que se buscara un empleo o participase en actividades sociales para acelerar su adaptación a su vida en libertad.

Poco después de noviembre se conoció la sanción por la aparición de un teléfono móvil en su celda y algo antes los dos juicios por blanqueo.

DOS JUICIOS ANTES DE QUE LIQUIDE LAS CONDENAS

Llama también de forma poderosa la atención de los letrados el hecho de que se fijen dos juicios por supuesto blanqueo de capitales justo en la víspera de que Laureano Oubiña se licencia tras cumplir más de once años de cárcel casi ininterrumpidamente.

Laureano Oubiña debe comparecer los días 2 y 16 de julio ante los juzgados de instrucción 4 y 5 de la Audiencia Nacional para responder sobre su patrimonio.

En particular existe especial interés por determinar si es el dueño de la mansión de A Laxe que figura a nombre de su suegro y su nieto David Pérez Lago y de otra casa en Nanín (Sanxenxo).

A Laureano Oubiña se le vincula también con la red que lideraba David Pérez Lago y que fue desbaratada hace un lustro tras frustrarse una operación de entrada de unos 3.000 kilos de cocaína por la costa de Corme.

En este caso son diez los procesados, de ahí que se entienda el error del fiscal en su calificación pues imputa a Oubiña Piñeiro un total de diez delitos de blanqueo. El Ministerio Público quiere tratar de esclarecer si Oubiña tejió una red de colaboradores y testaferros a cuyo nombre estaría su principal patrimonio. La defensa asegura que es pobre de solemnidad.

EL ERROR DE DARSE A LA FUGA O DE QUE ALGUIEN ENCUENTRE UN TELEFONO MOVIL DENTRO DE LA CELDA

Laureano Oubiña lleva en prisión desde 2000 para cumplir con tres penas por un cargamento de hachís. Nunca fue condenado ni sorprendido con las denominadas "drogas duras", a saber heroína y cocaína, aunque adquirió popularidad cuando se le vinculó a la Operación Nécora de la que salió absuelto por este motivo.

En esa ocasión, Laureano Oubiña si tuvo que cumplir 4,5 años de cárcel por blanqueo de capitales, con lo que se compensó el tiempo que hubo de permanecer en prisión provisional, recuerda el letrado madrileño.

Luego Oubiña Piñeiro cometió uno de su más graves errores consistente en el intento de sustraerse a la acción de la Justicia y por ello se fugó a Grecia, donde le detuvo la Interpol por una orden internacional.

Así en 2000 entró en prisión y peregrinó por diferentes penales de España. En estos momentos agota su tiempo de privación de libertad en el centro penitenciario de La Moraleja, como mucho hasta el 17 de julio.

En el último trimestre de 2011 tuvo ocasión de disfrutar de sus dos únicos permisos carcelarios, pero en Navidades, un funcionario encontró un teléfono celular en su celda y le abrió un expediente.

Esa sanción suspendió todos los permisos que le quedaban y la pasada semana aún empezaron a recabarse pruebas.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona