Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Colegio de Abogados de Pamplona

 
Derecho penitenciario
Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Noticias

Noticias

La Audiencia Nacional da por primera vez a dos reos de la 'vía Nanclares' la libertad condicional

3 de mayo de 2012

El tribunal atiende así la solicitud que le hizo Interior. José Manuel Fernández y Fernando Astarloa concluyen así su tránsito por la vía de reinserción que avala el PP.

NOTICIAS DE ALAVA (U. MUÑOZ).- La Audiencia Nacional avala la vía Nanclares. El juez de Vigilancia Penitenciaria del tribunal español, José Luis de Castro, la persona encargada de conceder o no los beneficios penitenciarios a los condenados por terrorismo, ha dado su visto bueno a las peticiones que Instituciones Penitenciarias le trasladó hace unas semanas para conceder la libertad condicional a José Manuel Fernández Pérez de Nanclares y Fernando Astarloa, presos críticos con la organización armada que se han acogido a la hoja de ruta diseñada, primero por el Gobierno de Zapatero y a la que Mariano Rajoy ha dado continuidad, para que los exmiembros de la banda que demuestren su oposición a la violencia puedan flexibilizar su situación en prisión.

Con esta decisión, que confirmaron a este periódico fuentes cercanas al Gobierno español, Pérez de Nanclarez y Astarloa se convierten en los primeros integrantes de la vía Nanclares que obtienen la libertad condicional. El juez Castro al que los integrantes del Colectivo de Presos Políticos Vascos (EPPK) han remitido decenas de peticiones para que se les aplique la legislación penitenciaria a los presos enfermos, a los que han cumplido tres cuartas partes de la condena y a los que se encuentran en prisión preventiva a la espera de juicio, haciendo caso omiso ha dado por buenos los informes de Instituciones Penitenciarias. Documentos en los que los responsables de prisiones certificaron que ambos reclusos cumplen todos los requisitos que marca la ley (desvinculación de la organización armada, petición de perdón a las víctimas, satisfacción de la responsabilidad civil y disposición a la colaboración activa) para salir de prisión sin tener que volver a pernoctar, como hacían hasta la fecha. La decisión del juez de Vigilancia Penitenciaria del tribunal español se produce pocos días después de que el Ministerio del Interior haya hecho público el plan de reinserción que ha confeccionado para dar una salida al frente de makos, un programa que parte de la vía Nanclares, pero que va un poco más allá. Conscientes de que desde que ETA decretó el cese de su actividad armada, el pasado 20 de octubre, ningún integrante del EPPK había dado un paso adelante al margen de las directrices de ETA para tomar el camino que siguen los reclusos internos en el penal de Zaballa, el Gobierno de Mariano Rajoy decidió variar su estrategia y plantear una nueva oferta a los reclusos: serán acercados a cárceles vascas si rompen de forma fehaciente con la organización armada. El perdón a las víctimas ya no es condición sine qua non para que los internos y sus familiares y allegados dejen de sufrir los daños colaterales de la política de dispersión. Esa premisa llegará más adelante si los reos quieren verse favorecidos por nuevos beneficios penitenciarios.

EL PRIMER PASO DEL PP

Tal como adelantó DNA el pasado 20 de abril, la Junta de Tratamiento de la cárcel de Basauri, donde tiene que ir a dormir José Manuel Fernández Pérez de Nanclares, inició en marzo los trámites para trasladar a la Audiencia Nacional el expediente del reo y pedir la libertad condicional para este excolaborador de ETA que se ha convertido en un modelo de la vía Nanclares. Y es que, en un auto de finales de 2010, el juez Castro, el mismo que le ha concedido la libertad condicional, le definió de esta manera. "Es una persona distinta a la que entró en prisión, ha mostrado un rechazo absoluto a la violencia y unas convicciones personales y morales firmes y solidas" Pérez de Nanclares comienza este recorrido vital el 7 de abril de 1995, cuando fue condenado a 18 años de prisión aunque permanecía encarcelado desde tres años antes por colaborar con el comando Bizkaia en el atentado que acabó con la vida de un guardia civil. La sentencia de la Audiencia Nacional consideró probado que Pérez de Nanclares y su esposa alojaron en su domicilio a Francisco Javier Martínez Izagirre, Javi de Usansolo, y a otro activista. Ambos asesinaron al agente José San Martín Bretón el 25 de febrero de 1992 en Getxo. Este guardia civil viajaba todos los días de paisano en el mismo tren que cogía la mujer de Pérez de Nanclares para ir al trabajo. Desde ese momento, Pérez de Nanclares, de 59 años, ha padecido la aplicación de la doctrina Parot (afrontaba condenas que sumaban 41 años como autor de delitos de colaboración con banda armada y construcción de zulos, y cómplice de los delitos de tenencia de explosivos, depósito de armas, atentado y sustitución de matrículas) y ha pasado por todas las fases necesarias para obtener beneficios penitenciarios, una vez que se desvinculó de la organización armada fue uno de los seis presos que, en enero de 2010, hicieron público su abandono de ETA "por voluntad propia". Ahora, permanecerá en libertad condicional hasta mayo de 2018, fecha en la que cumplirá la pena que le resta.

DOS ASESINATOS

El caso de Fernando Astarloa es similar al de Pérez de Nanclares, aunque sí que tiene delitos de sangre, ya que fue condenado en 1990 a 29 años de prisión por asesinar a un peluquero de Portugalete, y tres años después a una pena similar por la muerte de un taxista en Bermeo. Desde hace años, Astarloa ha mostrado su discrepancia con la dirección de ETA, que en su día le expulsó de la misma.

Hasta ahora, este exintegrante de la banda tenía aplicado el régimen personalizado de cumplimiento con fines laborales o formativos, regulado en el artículo 100.2 del reglamento penitenciario. El único requisito que puso la Fiscalía para elevar al juez de Vigilancia Penitenciaria la petición de libertad condicional para Astarloa es que no pueda regresar a Bilbao hasta que cumpla la condena, ya que en la capital vizcaína es donde viven los familiares de las personas que asesinó. Ahora, está por ver cómo se toman los colectivos de víctimas y el entorno mediático del Partido Popular la decisión del juez de Vigilancia Penitenciaria. Desde que Rajoy llegó a La Moncloa, este mundo ha presionado al presidente español para que no se salga del guión de vencedores y vencidos. Un marcaje que el Gabinete popular está intentando aflojar a través de encuentros y llamadas en los que los representantes del Ministerio del Interior intentan hacer ver a sus críticos que el nuevo plan de reinserción no supone una afrenta para las víctimas.

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona